News — 21 February 2014

El martes 19 de febrero de 1980, aparecía muerto Bon Scott. El legendario frontman de AC/DC había estado bebiendo con unos amigos, pero la divertida noche dio un trágico e inesperado giro cuando Scott se desmayó en su coche y acabó ahogado en su propio vómito. Tan sólo tenía 33 años.

A lo largo de 1979, AC/DC se convirtió en una banda imparable. “Highway to hell”, su séptimo álbum, les había colocado verdaderamente en el mapa, sobre todo en Estados Unidos. La gira también había demostrado ser un gran éxito. El domingo 27 de enero de 1980, el espectáculo final de la gira de “Highway to Hell” tuvo lugar en el Teatro Gaumont de Southampton, Reino Unido. Este sería el último concierto de Bon con la banda.

“Para nosotros fue como perder a un miembro de la familia”, decía el guitarrista Angus Young en una entrevista sobre la muerte del cantante. “Es muy, muy difícil pasar por algo así. No sólo era amigo, también alguien con quien hemos trabajado durante todo este tiempo”.

Alistair Kinnear, un amigo de Bon que estaba con él esa noche, contaba a la revista Metal Hammer en 2005, “lo dejé en el coche y llamé a su puerta. Era incapaz de despertar a Bon, así que llamé a Silver (Smith, una ex novia de Bon). Ella me dijo que se desmayaba con bastante frecuencia, y que lo mejor era dejarlo dormir la mona”.

Kinnear luego explicó cómo había colocado el asiento del vehículo para que pudiera estar completamente plano, pero a la mañana siguiente, lo encontró en el mismo sitio, y no respiraba. Se lo llevaron al Hospital de Kings College, pero Bon fue declarado muerto a su llegada.

Lo sucedido aquella noche fue durante mucho tiempo objeto de debate. También estaba en el bar el original baterista de AC/DC Colin Burgess, quien le dijo a Murria Engleheart, autor de la biografía “AC/DC: Maximum Rock & Roll”, “recuerdo que nos dejó y estaba bien, al igual que recuerdo que no estaba tan borracho. Y nos fuimos a casa, y al día siguiente estaba muerto! Para mi es algo muy, muy extraño”, y agregó: “Puedo decir sin duda, sobre ese día, que cuando nos fuimos, definitivamente no estaba borracho en absoluto”. Una cosa era cierta, y es que uno de los frontman más dinámicos de la historia del rock and roll se había ido.

La banda ya había comenzado a trabajar en las canciones para el siguiente álbum, y en abril de 1980, contrataron a Brian Johnson como su nuevo cantante, quien terminó el trabajo de lo que se convertiría en “Back in Black”, el álbum más vendido de la banda, con 50 millones de copias. Con una simple cubierta en color negro, y sobre el mismo, el logotipo de AC/DC, era un claro homenaje al cantante fallecido.

Back in Black hizo de AC/DC unas superestrellas internacionales, y a día de hoy, sigue siendo uno de los álbumes más vendidos de todos los tiempos.

BON_SCOTT_01

Share

About Author

clickandrock

(0) Readers Comments

Comments are closed.

Close

Switch to our mobile site

UA-36573875-1