News — 13 January 2014

45 años han pasado ya desde que allá por el año 69 la legendaria banda de rock británica sacara a la luz su álbum debut y homónimo, Led Zeppelin,  álbum que bien puede considerarse el primer verdadero disco de rock duro.  Y pensar que 6 meses antes su guitarrista y líder Jimmy Page aún trataba de averiguar qué hacer con su carrera tras la desintegración de The Yardbirds. La desaparición de esta otra gran banda se hizo oficialmente en agosto del 68, y a Page no le quedaron nada más que los derechos legales sobre el nombre de Yardbirds, y la responsabilidad de contratar nuevos músicos capaces de cumplir con una serie de conciertos que tenía programados en Escandinavia.

La secuencia de acontecimientos que siguieron aún es difícil de creer. En septiembre Page, el cantante Robert Plant, el bajista John Paul Jones y el baterista John Bonham, cumplieron debidamente con los conciertos acordados en Escandinavia, a la vez que trataban material nuevo y probaban su química en los escenarios. En octubre el grupo, aún sin nombre, grabó nuevas canciones en los Olympic Studios de Londres. En noviembre, y con la ayuda del manager Peter Grant, el grupo recientemente bautizado como Led Zeppelin llegó a un histórico contrato con Atlantic Records que garantizaba un control sin precedentes sobre su dirección. Finalmente, el 12 de enero de 1969, “Led Zeppelin” , el álbum, fue lanzado en toda Europa.

Sobra decir que gran parte del atractivo del disco, entonces y ahora, emana de las condiciones increíblemente enérgicas y volátiles bajo las cuales fue creado. Ahí está la fuente de la pura energía que crepita en sus nueve temas, y que determinó que Led Zeppelin se convirtiera en la vara de medir con la que se compararían todos los futuros discos de rock duro. Es más, gracias a la libertad creativa sin precedentes que Page exigió a Atlantic antes de firmar, esas 9 canciones ya revelaban que detrás había una gran banda dispuesta a adaptar la música de todas las tendencias para lograr sus metas.

Así las cosas, encontramos un brutal y atronador rock duro (Good Times, Bad Times), un sensible rock neo-folk (Babe I’m Gonna Leave You), lujurioso blues (You Shook Me), percusión instrumental popular de Irlanda (Black Mountain Side), heavy eufórico post-garage (Communication Breakdown)… Está claro que si todo esto abre una nueva era del rock, normal que a las futuras bandas les costara alcanzar la versatilidad de Led Zeppelin mezclando géneros.

En cualquier caso, desde un punto de vista práctico, el éxito de ventas del álbum fue rotundo. De un solo golpe, que rápidamente silenció a los primeros críticos y reveló el enorme mercado que se abría en la música heavy, abrieron las puertas a un sin número de bandas –desde Black Sabbath a Deep Purple- y el rock ya nunca sería lo mismo. Pero alguien tuvo que dar este primer paso, y eso lo hizo Led Zeppelin, con su primer álbum, que ya es un clásico perdurable en el tiempo.

45 años han pasado ya desde que allá por el año 69 la legendaria banda de rock británica sacara a la luz su álbum debut y homónimo, Led Zeppelin,  álbum que bien puede considerarse el primer verdadero disco de rock duro.

Share

About Author

clickandrock

(0) Readers Comments

Comments are closed.

Close

Switch to our mobile site

UA-36573875-1