News — 12 November 2013

“Vive y deja morir” siempre me sonó a una canción de inflexión entre la carrera de The Beatles y Paul McCartney en solitario. Aunque siempre la reconocimos más en la órbita de Axl Rose de la gira que los destruyó por completo usando la ilusión del mundo entero.

Quizás las dos versiones más mediáticas de Live And Let Die, la de su creador Paul y la más reconocida de Guns N Roses, tiene un mensaje implícito demandando que el pasado, pasado está y hay que vivir el presente, dejando morir lo que ya no existe y reconociendo lo bien que se hizo lo que está más que enterrado.

Hace unos días saltaba la noticia, primero verídica, después con ciertas dudas y al final llena de interpretaciones respecto a que Enrique Villareal “el Drogas” tocaría los días 22 y 23 en las puertas de Anaitasuna coincidiendo con los dos últimos conciertos de despedida de Barricada. Algo que no hace más que enturbiar un final histórico con un doble lleno de Anaitasuna, fortín de una de las bandas que han marcado la historia del RnR de este país.

Recuerdo que cuando GnR fue nominado al Hall Of Fame aparecieron todo tipo de especulaciones sobre la si/no participación de Axl en el acto, a lo que el cantante fue tajante y rotundo “Pido firmemente no ser introducido debido a mi ausencia, y prohibo que nadie hable en mi nombre”… con un membrete que decia: “Al Rock and Roll Hall Of Fame, a los fans de Guns And Roses y a todo el que le pueda interesar”. Quizás el carácter más visceral de Axl le llevó a no dejar puertas entre abiertas, bromear con periodistas o tan solo a no necesitar de estas medias tintas para de manera “sin querer” estar donde realmente se quiere estar. Axl tan solo vivió y dejó morir a unos ex compañeros con los que no se sentía ya identificado ni necesitaba para llenar los pabellones y estadios por los que se pasea queramos o no con sus Guns And Roses.

Mientras en el mundo del Rock internacional nos encontramos a gente como KK Downing de Judas Priest jugando al golf por los mejores campos de Europa, Bill Ward de Black Sabbath haciendo exposiciones de pintura y fotografía o a Ritchie Blackmore inmerso en su cruzada particular trovaduresca anunciando conciertos menores por Norteamérica, aquí rizamos el rizo de la cultura del “estarás más pendiente del prójimo que de ti mismo”.

Recordar que después de muchas suposiciones, finalmente el Drogas ha dicho que todo se ha tratado de “meterle un gol al periódico”. El día que a Axl se le ocurra meterle un gol al THE NEW YORK TIMES diciendo que va a sacar un disco de poemas cantados con el solo acompañamiento de la guitarra acústica de Slash una de dos, o se hunde el negocio musical o Axl no pisa más las oficinas del gigante periodístico.

DROGAS: LIVE AND LET DIE.

Share

About Author

clickandrock

(0) Readers Comments

Comments are closed.

Close

Switch to our mobile site

UA-36573875-1