Lifestyle — 27 February 2013

Recomendaciones para hacerte un piercing

La perforación del cuerpo no es algo novedoso. De hecho incluso los antiguos mayas y muchas tribus africanas lo practican desde hace siglos.

Hoy en día es una práctica muy utilizada como forma de expresión social. Sin embargo en muchos sectores encontrarás rechazo y desde luego no es lo más aconsejable para el mundo laboral.

Una vez tomada la decisión, te aconsejamos que sigas una serie de recomendaciones básicas. Es tu salud lo que está en juego.


1
Acude a un centro especializado. Por supuesto que todo el material sea desechable y esterilizado.  Vigila que el personal use guantes de látex y mascarillas en todo momento

2. Elige una zona de tu piel sana, sin rozaduras, quemaduras, granos, reacciones alérgicas, ni síntomas de enfermedades dermatológicas. Debes tener en cuenta que hay partes del cuerpo como la lengua, el ombligo, los pezones, los labios o los genitales, en las cuales es más fácil que puedan ser arrancados con el roce o al quedar enganchados en la ropa. Recuerda también que las zonas con mucosas (boca, nariz, lengua y genitales) son más sensibles a contraer infecciones, por lo que deberás llevar un mayor cuidado mientras lo lleves puesto.

3. Opta por un un piercing fabricado con materiales hipoalérgicos como oro, titanio, platino o acero quirúrgico de alta calidad. La plata puede producir infecciones ya que se oxida en contacto con el aire. El plástico también puede ser esterilizado y por tanto utilizado, aunque puede producir alergias en muchas personas.

 

 

4. Los centros de piercing  no están autorizados a usar anestesia, así que recuerda que el dolor durante la perforación está asegurado, ya sea en la lengua, en el tabique nasal, en los genitales o cualquier otra zona.

 

5. Evita la época del verano para realizarlo: los piercings son heridas en la piel. No podrás bañarte en el mar ni en la piscina hasta que la herida haya cicatrizado totalmente.

6. Controla la zona del piercing y acude enseguida al médico si tienes fiebre, enrojecimiento y/o inflamación, dolor, picores o molestias.

7. Debes saber que durante un período de 1 año, las personas que se hayan hecho un tatuaje o piercing no pueden ser donantes de sangre. Si además eres menor de edad, no olvides llevar una autorización paterna pues la mayoría de los centros te la pedirán.

 

Share

About Author

clickandrock

(0) Readers Comments

Comments are closed.

Close

Switch to our mobile site

UA-36573875-1